‘Venía todos los díasa llorar a sus hijos’ – Zócalo
‘Venía todos los díasa llorar a sus hijos’

. La tumba de los hermanos América Jaqueline y Roberto Badín Mata Javalera, no tiene visitas, por lo que este 1 de noviembre permaneció sola. | Foto: MARIO VALDÉS

‘Venía todos los díasa llorar a sus hijos’

Mario Valdés
Zócalo | Monclova

hace 7 months

< Regresar

Frontera, Coah.- A 17 años de uno de los casos que más han estremecido a la sociedad fronterense y en el marco del Día de Todos los Santos se recuerda con gran tristeza el caso de los hermanitos América Jaqueline y Roberto Badín Mata Javalera, quienes fallecieron a manos de su padre, quien luego de llevarlos al circo, les quitó la vida para después dar aviso a las autoridades y entregarse voluntariamente.

El Día de Todos los Santos se conmemora y se recuerda a los pequeños que han perdido y se han adelantado en el camino, a esta fecha el caso de los hermanitos Mata Javalera sigue siendo uno de los más increíbles que han sucedido por como se dieron los hechos, por el actuar del autor material e intelectual de los homicidios y aún más, por la tranquilidad con que relató el feroz hecho.

Dentro de la historia se menciona que el padre de los hermanitos, de nombre Carlos Roberto Mata Ramos, había salido con ellos a pasear y los había llevado al circo, el cual se encontraba en ese entonces instalado a un costado de un centro comercial Soriana en Monclova, pero al concluir la función, el enojo del hombre salió a relucir de manera inexplicable, por lo que comenzaron a caminar hacia la colonia Borja.

Al llegar a un lote baldío, el sujeto asfixió al pequeño Roberto Badín y posteriormente atacó con un arma blanca a la menor América Jaqueline, quienes fallecieron en el momento; para en ese mismo instante tomar un teléfono público y llamar a la comandancia para dar aviso de lo que acababa de hacer.

“Acabo de matar a mis hijos, aquí están”,

fue el relato del hombre, posteriormente llegó una patrulla para atender el reporte, mismos que pensaban se trataba de una broma: pero al iluminar con una linterna el comandante en turno se percató que efectivamente había dos cuerpos de niños desvanecidos en el suelo, por lo que pidió una ambulancia pero no había nada que hacer.

El sepulturero en ese entonces, Mauricio Martínez, quien aún se encuentra activo en el camposanto Dolores de Ciudad Frontera, recuerda esa tarde calurosa del mes de julio del 2006, pues fue el encargado de sepultar a los hermanitos y de ver el dolor en los ojos de la familia, de la madre y demás personas que no daban crédito de tan aberrante hecho.

“La madre estaba consternada, no creía que hubiera pasado algo tan terrible, recuerdo esa tarde y cómo fue que preparamos el espacio, cómo llegó el cortejo al panteón, cómo fuimos bajando a los niños y el estar cubriendo de tierra esa tumba”.

“Recuerdo también que la madre venía todos los días a llorar a sus hijos, durante mucho tiempo estuvo acudiendo diariamente, hasta que al parecer la tuvieron que atender psicológicamente, pues no podía recuperarse de tan severo golpe, actualmente la tumba ya no es tan visitada y luce muy sola”,

relató Mauricio Martínez, el encargado de sepultar a los hermanitos esa tarde de julio.

Lo más visto

En Instagram

En TikTok

En YouTube

En Facebook

Hola ! esta aplicación te va a solicitar otorgar acceso a datos generales con el fin de generar una experiencia gratuita.

Entendido !
Monclova.com

FREE
VIEW